Archivo de la etiqueta: escenarios

Descubre los escenarios reales de Juego de Tronos

Descubre los escenarios reales de Juego de Tronos

Irlanda del norte

En los estudios Paint Hall de Belfast, se han rodado muchos interiores y en los alrededores de la capital norirlandesa se han edificado infinidad de decorados. En Irlanda podemos encontrar:

Invernalia: La ciudad de los Stark, en el frío norte de Poniente, ha sido recreada en múltiples lugares y decorados artificiales, entre ellos el Castillo de Ward, que cuenta con un fotogénico torreón defensivo del siglo XVII. Está unos 50 km al sur de Belfast, en el condado de Down.

Islas del Hierro: Las agrestes islas de la dinastía Greyjoy se pueden visitar en el pueblo de Ballintoy, uno de los más septentrionales de Irlanda. La bahía de esta pequeña villa marinera se transforma en el puerto de Pyke, donde se levanta la fortaleza de los Greyjoy en el imaginario mundo ideado por George R. R. Martin.

Rocadragón: La escarpada costa del condado de Londonderry ha inspirado los acantilados de la isla donde se encuentra Rocadragón, antigua fortaleza de los Targaryen donde Stannis Baratheon prepara su asalto al trono de hierro. En la playa de Benone Strand, muy popular en verano, es donde Stannis acepta el culto al Dios Rojo y quema las estatuas de los Siete Dioses junto a la sacerdotisa Melisandre.

Valyria: Las ruinas de la capital del antiguo imperio Valyrio están rodeadas de misterio y habitadas por seres tenebrosos. En la quinta temporada, Jorah y Tyrion llegarán en un bote a estas tierras abandonadas donde serán atacados por unos pétreos enemigos. Para rodar las escenas de esta emboscada se aprovechó un antiguo puente en ruinas en el río Toome, condado de Antrim.

Camino del Rey: Es la principal vía de comunicación de Poniente. Un largo y tortuoso camino de más de 2.000 millas, que comunica Desembarco del Rey con la capital del norte, Invernalia. Un tramo de este camino se puede ver en la segunda temporada, cuando Arya Stark se camufla en una caravana que se dirige rumbo al norte, disfrazada de niño. Ese tramo se localiza en The Dark Hedges, una arbolada carretera comarcal del condado norirlandés de Antrim.

Star Wars

Islandia, Irlanda y Emiratos Árabes: escenarios de Star Wars

La Galaxia muy muy lejana vuelve a no estar tan lejana, llega al cine la última película de la saga Star Wars VII: El despertar de la fuerza, uno de los estrenos más esperados de este 2015 que trae consigo nuevas localizaciones de culto para los seguidores de la saga. Buenos tiempos para el turismo en Reino Unido, Islandia o los Emiratos Árabes.

Star Wars es una de las producciones que más ha contribuido al llamado turismo cinematográfico, que se basa en visitar aquellos emplazamientos en donde se han rodado escenas de sus películas y en los que, en algunos de ellos, se han dejado incluso parte de sus decorados. Este es el caso de Túnez, donde han sabido exprimir muy bien el boom de Tatooine y han mantenido este “planeta” prácticamente intacto. Los turistas aún pueden acceder a la granja de los Lars, al astropuerto Mos Espa (donde además puedes alquilar una túnica y una espada) o a la casa de Anakin. Con un simple paseo por el pueblo de Tozeur o por la isla de Djerba sentiremos la cercanía de los jedi, pues George Lucas se inspiró en la tradicional vestimenta de los tunecinos para las vestimentas de sus personajes.

Sevilla es otro de los ejemplos míticos de turismo cinematográfico. Esta ciudad, que presume de haber sido elegida para el rodaje de Lawrence de Arabia, El Dictador, Ocho apellidos vascos y Star Wars, ha visto como el turismo cinematográfico ha ido creando nuevas rutas. Hasta ahora, su Plaza de España era la que había captado todas las miradas gracias al reino de Naboo en La guerra de los clones. Pero en el último año ha tenido que repartirse el protagonismo con el Real Alcázar, o el nuevo Dorne (de Juego de Tronos).

Otros lugares que también se han aprovechado del aumento del turismo gracias a la saga han sido Italia, y su lago de Como o el Palacio Real de Caserta; California, con Buttercup Valley; o Noruega, donde en Finse tuvieron problemas con la nieve pero que sirvió para recrear Hoth. Algunos otros países como Suiza, China o Tailandia, sirvieron como imagen de algunas escenas pero sin llegar a rodar en ellos. El hecho de que sean fácilmente identificables en las películas seguro que les ha beneficiado.

A partir de esta semana, a la numerosa lista de países por donde han desfilado las tropas imperiales, se le suman Islandia, con el glaciar de Langjökull y en volcán de Krafla; los Emiratos Árabes, con Abu Dabi; Irlanda, con la Roca de San Miguel; y Reino Unido, que vuelve a ser un decorado de la saga. Según la Film Commision, presente en 40 países para encargarse de gestionar los emplazamientos de las películas, el llamado turismo cinematográfico es capaz de aumentar las visitas en un país hasta en un 30%, tal y como le ha pasado a Nueva Zelanda con El señor de los anillos.