rodajes más caros

Descubre los rodajes más caros de la historia

Avatar

La película de James Cameron pasó a la historia por la inversión que supuso y se convirtió en el rodaje más caro. Unido a esto, su director se convirtió en el único en realizar dos veces la película más cara de la historia del cine, ya que también batió récords con Titanic. El costo de la cinta fue de casi 500 millones de dólares. 

Piratas del Caribe: El fin del mundo

La producción protagonizada por Johny Depp costó 300 millones de dólares y fue un éxito de taquilla. La diversidad de locaciones exóticas, las complejas escenas de acción y los efectos digitales se convirtieron en aspectos que determinaron la abultada cifra invertida.

Cleopatra

Algunos sostienen que es la película más cara de la historia por el año en que se filmó, 1963. El filme protagonizado por Liz Taylor y Richard Burton costó nada más ni nada menos que 286.4 millones de dólares.

Superman returns

Es la quinta de la serie fílmica de Superman. Fue dirigida, coproducida y coguionizada por Bryan Singer (X-Men, X-Men 2, The Usual Suspects). El costo de la súper producción ascendió a los 269 millones y valió la pena. La recaudación fue más que satisfactoria.

Spiderman 3

La película se estrenó el 4 de mayo del 2007. La dirección estuvo a cargo de Sam Raimi, quien volvió a contar con Tobey Maguire, Kirsten Dunst, James Franco y J. K. Simmons para el elenco. La producción tuvo un costo de 264 millones de dólares.

Titanic

Costó 250 millones de dólares. La mayoría de los recursos invertidos fueron utilizados en la construcción del gigante estanque artificial en los estudios de Nuevo México y en la fabricación del barco, cuyo tamaño parecía ser el del navío original.

Quantum of solace

La película sobre el agente secreto James Bond se filmó en diversas partes, entre ellas México, Chile y Panamá. El costo de esta cinta fue de 242 millones de dólares y fue un éxito de taquilla.

Waterworld

Waterworld es una película de 1995 dirigida por Kevin Reynolds y protagonizada por Kevin Costner. Se la considera uno de los grandes fracasos del cine comercial por su elevadísimo presupuesto, su cuidada realización y su baja recaudación en taquilla.

El mérito de este filme reside en que se rodó enteramente en el mar, en escenarios flotantes, lo cual es muy difícil y riesgoso, así como la creación de éstos, junto con el vestuario y los vehículos que la convierten en la película más cara de su momento. En este caso, la inversión fue de 232 millones de dólares.